favicon
  • May 14, 2024
  • 6 minutes

Estas son las estrategias noviolentas para defender la libertad de conciencia en Colombia

Jhony Arango

¬ŅSab√≠as que existe la posibilidad de no ir al servicio militar en Colombia? A eso se le conoce como objeci√≥n de conciencia, aunque enfrenta muchos tropiezos, como lo experiment√≥ Andr√©s. Antes de contarte sobre ese caso, hay que indicar que la libertad de conciencia es un derecho fundamental que est√° protegida por el art√≠culo 18 de la Constituci√≥n de Colombia de 1991 y que la Corte Constitucional tambi√©n reconoci√≥ en su Sentencia Constitucional de 2009. El derecho a objetar conciencia tambi√©n est√° reglamentado en la Ley 1861 de 2017 como una causal de exoneraci√≥n del servicio militar. Para eso se debe realizar un tr√°mite ante una Comisi√≥n Interdisciplinaria de Objeci√≥n de Conciencia compuesta por el Ministerio de Defensa y el Ministerio P√ļblico.

Y all√≠ radica el primer obst√°culo para los objetores de conciencia: quienes deciden sobre su condici√≥n y acceso al derecho a objetar son, principalmente, los propios militares. La presencia del Ministerio P√ļblico es m√≠nima: un representante frente a cuatro militares en la citada Comisi√≥n Interdisciplinaria. Eso no garantiza que haya respeto por este derecho. Entonces, si bien la objeci√≥n de conciencia est√° regulada por la ley, no hay una garant√≠a plena para que los j√≥venes puedan acceder a ella. Un ejemplo de esto son las violaciones al debido proceso en la incorporaci√≥n al servicio militar estipulado por la Ley 1861 de 2017. En ese sentido, la direcci√≥n de reclutamiento no cumple con explicar debidamente los pasos que debe realizar un joven para definir su situaci√≥n militar. 

Y esa es la situaci√≥n que atraviesa Andr√©s (nombre protegido), un joven de la ciudad de Medell√≠n que se declar√≥ objetor de conciencia en 2020. √Čl recibi√≥ el acompa√Īamiento de Alternativa Antimilitarista. En su declaraci√≥n, Andr√©s argument√≥, entre otras cosas, que: ‚Äúejerzo mi derecho de ser aut√≥nomo, de preocuparme por m√≠, por mi salud tanto f√≠sica como mental, por los valores inculcados en pro de la vida y mis principios, y, por estas razones, tomo la decisi√≥n de no querer prestar servicio militar ya que, desde mi perspectiva, ning√ļn ej√©rcito defiende la paz‚ÄĚ.

Sin embargo, el Ej√©rcito colombiano, encargado de solucionar dicha solicitud, se excus√≥ e indic√≥ que no pod√≠a responder de fondo, violando de manera flagrante el debido proceso. A eso se sum√≥ el hecho de que a Andr√©s se le exigi√≥ una carga probatoria sobre su pedido de objetor de conciencia: ‚ÄúLos elementos para ser declarado objetor de conciencia deben ser motivados, exteriorizados y comprobados‚ÄĚ (Extracto de la respuesta de la Cuarta Zona de Reclutamiento).

Andr√©s realiz√≥ todos los pasos requeridos para ser un objetor de conciencia, incluso adjunt√≥ cartas que respaldan su decisi√≥n: una, de Alternativa Antimilitarista (Colombia); otra, por la Internacional de Resistentes a la Guerra (una red mundial que tiene presencia en 80 pa√≠ses). Ante la falta de una respuesta de fondo, Andr√©s decidi√≥ asumirse como desobediente a la ley. No seguir√° tramitando su reconocimiento como objetor de conciencia ante el Ministerio de Defensa y, por voluntad propia, no se presentar√° para definir nuevamente su situaci√≥n militar ‚ÄĒuna posici√≥n que respaldamos como colectivo‚ÄĒ.

Mientras no exista una garant√≠a para poder ejercer el derecho a la objeci√≥n de conciencia, muchos j√≥venes deciden abandonar ese proceso o tutelar su derecho ante un juez que podr√≠a brindarles m√°s garant√≠as. A esta situaci√≥n hay que agregar que se siguen presentando detenciones arbitrarias con fines de reclutamiento. Este es un procedimiento que, ante todo, constituye una violaci√≥n del derecho a la libertad personal, de locomoci√≥n y de conciencia, como lo mencion√≥ El Grupo de Trabajo sobre la Detenci√≥n Arbitraria del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en su Opini√≥n No.8/2008 (Colombia) ‚ÄĒen particular, el numeral 23‚ÄĒ. La Corte Constitucional, por su parte, tambi√©n se ha pronunciado en reiteradas ocasiones sobre las batidas o redadas a j√≥venes que no han definido su situaci√≥n militar, como lo hizo claramente en la parte resolutiva de la Sentencia Constitucional de 2014: Ordenar al Jefe de Reclutamiento del Ej√©rcito Nacional que en lo sucesivo se abstenga de adelantar, autorizar, ordenar o permitir redadas o batidasindiscriminadas, dirigidas a identificar a los ciudadanos que no han resuelto su situaci√≥n militar y con el objeto de conducirlos a unidades militares u otros sitios de concentraci√≥n, a fin de que sean acuartelados para la prestaci√≥n del servicio militar.

Es preocupante que en la actualidad se sigan presentando detenciones arbitrarias que contrar√≠an los preceptos legales y las propias sentencias de la Corte Constitucional de Colombia. Estas redadas son totalmente ilegales. Como Alternativa Antimilitarista, y desde nuestros principios de noviolencia, coincidimos en la necesidad de explorar alternativas a la guerra donde los y las j√≥venes, ni√Īos, ni√Īas, hombres y mujeres puedan tener y construir alternativas al conflicto armado que vive Colombia, alejarse de la guerra y no vincularse a ella. Se trata de un precepto √©tico y de compromiso con el respeto por la vida en sus diferentes expresiones.

Alternativa Antimilitarista trabaja desde 2019 en Medell√≠n, aunque viene de un proceso hist√≥rico antimilitarista en dicha ciudad desde el 2002. La principal acci√≥n que desarrollamos consiste en darle acompa√Īamiento jur√≠dico a los j√≥venes que quieren ser objetores de conciencia. Estamos con los j√≥venes en todo momento para que en caso de alguna violaci√≥n del debido proceso podamos actuar y activar nuestra red de apoyo. Desde el 2019, hemos brindado asistencia legal a m√°s de diez j√≥venes de forma directa. Muchos han conseguido una resoluci√≥n favorable, es decir, el reconocimiento como objetores de conciencia.

Si un joven no es reconocido como objetor de conciencia se debe, principalmente, a la falta de respuesta efectiva y de fondo del ej√©rcito nacional. Ante esa negligencia, muchos j√≥venes prefieren no continuar el proceso de petici√≥n. En la actualidad tenemos el caso de dos j√≥venes con el mismo problema. Ya hubo una Comisi√≥n Interdisciplinaria de Objeci√≥n de Conciencia donde fueron ‚Äúescuchados‚ÄĚ a finales de septiembre del a√Īo pasado. Dos meses y medio despu√©s a√ļn continuaban a la espera de una respuesta por parte del Ej√©rcito colombiano, asunto que por ley debieron atender en 15 d√≠as h√°biles. Ante dicho incumplimiento, como Alternativa Antimilitarista estamos estudiando la posibilidad de presentar una acci√≥n de tutela ante un juez para que este sea quien proteja el derecho a la libertad de conciencia de estos j√≥venes.

Como parte de nuestras acciones noviolentas tambi√©n realizamos campa√Īas informativas, charlas y talleres con grupos juveniles y con otras organizaciones sociales sobre el derecho a la objeci√≥n de conciencia. A nivel nacional tenemos articulaci√≥n con otros colectivos y organizaciones, b√°sicamente participando en discusiones para que las y los j√≥venes conozcan sobre este derecho o, incluso, buscando el respaldo y apoyo para alguno de los j√≥venes que acompa√Īamos. Por otra parte, cada mes de mayo realizamos acciones conmemorativas sobre el D√≠a Internacional de la Objeci√≥n de Conciencia, sum√°ndonos al llamado de la Internacional de Resistentes a la Guerra (IRG). Esta es una organizaci√≥n internacional que nos brinda respaldo en los casos que acompa√Īamos y que realizan peticiones a las autoridades colombianas cuando as√≠ lo requerimos para alg√ļn joven, espec√≠ficamente.

Finalmente, en el segundo semestre del 2023, como organizaci√≥n antimilitarista aportamos con iniciativas concretas para una nueva Ley sobre el Servicio Social para la Paz en Colombia, una iniciativa impulsada por el nuevo gobierno. Tenemos esperanza y confianza de que el gobierno de Gustavo Petro pueda cumplir su promesa de eliminar el servicio militar, como un pelda√Īo m√°s para que la Paz Total sea un hecho. Menos j√≥venes para la guerra es y ser√° siempre la mejor alternativa


Jhony Arango

Es objetor de conciencia del colectivo Alternativa Antimilitarista de Medell√≠n (Colombia) y defensor de derechos humanos. Trabaja en organizaciones de acompa√Īamiento internacional desde 2016, como en las Brigadas Internacionales de Paz en Honduras.

accionnoviolenta # accionnoviolenta # accionnoviolenta # accionnoviolenta # accionnoviolenta # accionnoviolenta # accionnoviolenta #

Patner Logo