• mail_outlinecambioclimatico@flacso.edu.ec
  • headset_mic(593)2-2946-800

Retos de las Ciudades Intermedias frente al cambio climático para la sostenibilidad urbana.

Publicado por el 9/03/2018. Categoría: Sin categoría

Por Nathalia Novillo Rameix

En el marco del Foro Continental de Ciudades Intermedias, el 1 de marzo de 2018 en la ciudad de Cuenca, se desarrolló el evento paralelo organizado por el CITE – FLACSO, con la asistencia de 70 personas, en el que se trataron, los “retos de las ciudades intermedias frente al cambio climático para la sostenibilidad urbana”. Nueve conceptos resumen los principales aportes de los y las expositoras: multidimensionalidad, gobernanza ambiental, resiliencia urbana, fortalecimiento de capacidades, agendas locales, modelos comunitarios, responsabilidad social y sostenibilidad, finanzas sostenibles y multiescalaridad.

Pamela Olmedo, investigadora del CITE FLACSO, planteó un balance de políticas públicas sobre cambio climático y conflictos socio – ambientales en ciudades intermedias de América Latina y el Caribe. Luego de un recorrido sobre el estado de cuestión, concluyó que existen factores que profundizan la conflictividad: la desigualdad socioeconómica, la informalidad, la pobreza, la urbanización con procesos agresivos que afectan a los ecosistemas, reducen espacios verdes de cobertura vegetal y limitan las oportunidades de mitigar los impactos del clima. En ese contexto formuló como retos: abordar la poblemática climática desde la multidimensionalidad que la rodea: social, económica política, y superar los tecnicismos; incorporar en la planeación y ordenamiento territorial urbano y en planes de acción climática instrumentos de gobernanza ambiental y, promover la generación de información adecuada y líneas base para un proceso efectivo y oportuno de toma de decisiones.

Descarga su presentación aquí

Gabriela Villamarín, coordinadora de la Iniciativa de Ciudades Resilientes al Clima en América Latina de la Fundación Futuro Latinoamericano, compartió la experiencia en marcha en 13 ciudades de 7 países de la Región, misma que responde una pregunta general de investigación: ¿Cómo podrá aprovecharse el rápido crecimiento de las ciudades pequeñas y medianas en AL para lograr el desarrollo urbano resiliente al clima?. Luego de compartir lo que se ha hecho en cada ciudad, resumió algunos aportes preliminares desde la investigación, la participación y para la incidencia. Estos son: a) importantes hallazgos de estudio de vulnerabilidad han permitido identificar problemáticas y riesgos para construir soluciones de forma colaborativa para promover y construir resiliencia urbana; b) involucramiento de la comunidad para crear prototipos con recursos locales para mejorar sus viviendas y áreas comunales, y hacerlas más resilientes, además de la generación de un plan de adaptación con la participación de la comunidad, visibilizando el aporte de las mujeres; c) involucramiento de autoridades locales en la priorización de opciones de resiliencia, que se espera sean acogidas e implementadas directamente por los municipios. Concluyó con la proposición de dos retos: superar la barrera de la baja priorización del cambio climático en las agendas locales y lograr la implementación por parte de los gobernantes de las propuestas de adaptación, no necesariamente con fondos de cooperación, sino incorporando las acciones a los presupuestos públicos.

Descarga su presentación aquí

Pedro Carrasco, Coordinador Programático de la Fundación AVINA, planteó que un aspecto fundamental para alcanzar el desarrollo urbano sostenible en un contexto de cambio climático es visibilizar, respetar y potenciar los vínculos existentes entre lo urbano y lo rural. Compartió la experiencia de las Organizaciones comunitarias del agua, éstas son al menos 145.000 en la región y sirven a más de 70 millones de latinoamericanos. Se trata de agrupaciones de vecinos que administran los sistemas de agua de su comunidad y que han generado varios aportes: protección de fuentes abastecedoras de agua superficiales y subterráneas; reforestación en cuencas y microcuencas; uso racional del agua para consumo humano y riego; uso de tecnologías limpias (paneles solares, energía eólica) y, respeto y conservación del ciclo de los nutrientes humanos a través de sistemas de saneamiento ecológico. Basado en estas experiencias, formuló algunos desafíos: a) trabajar en la visibilidad y reconocimiento de las organizaciones comunitarias del agua; b) generar oportunidades de fortalecimiento de sus capacidades; c) propiciar el acceso a recursos financieros para el sostenimiento de sus acciones; d) fortalecer su asociatividad y, e) trabajar en políticas públicas favorables a la gestión del ciclo del agua.

Descarga su presentación aquí

Evangelina Gómez, Directora Ejecutiva del Consorcio Ecuatoriano para la Responsabilidad Social, compartió las iniciativas y proyectos impulsados por el sector privado ecuatoriano, frente al cambio climático. Abrió su presentación especificando que los efectos del cambio climático no tienen solo consecuencias medioambientales sobre el planeta; el impacto de la subida de la temperatura y los nuevos fenómenos climáticos afectarán también a las empresas y costarán cientos de miles de millones. Detalló luego algunos resultados de proyectos impulsados por las empresas privadas, entre otros: el Banco de Guayaquil ha logrado reducir anualmente el 10% de sus emisiones de CO2; Produbanco tiene como mera reducir las emisiones a 2 toneladas de CO2e por colaborador, además ha otorgado 15 millones de créditos verdes; UNICEM con el uso de combustibles fósiles dejó de emitir 57.007 toneladas de CO2; el grupo industrial Graiman ha reutilizado el 97% de efluentes; PRONACA ha reducido su huella hídrica en el 48%. Según la ponente estos son ejemplos que señalan la factibilidad de contar con la empresa privada para afrontar los retos frente a la mitigación y adaptación al cambio climático.

Descarga su presentación aquí

Gianina Zamora, investigadora, presentó los resultados de un estudio desarrollado en el año 2009 en Esmeraldas, cuyo objetivo fue evaluar la compatibilidad entre las respuestas y los escenarios e identificar vulnerabilidades a nivel institucional y de herramientas, para proponer medidas de adaptación y mitigación para el Cambio Climático. Las recomendaciones que ese estudio arrojó, fueron: consolidar un sistema nacional de información sobre cambio climático; crear un fondo nacional de adaptación al cambio climático y generar un plan / protocolo y estrategias con articulaciones multidimensional, sectorial y multiescalar. Las dos primeras fueron ya asumidas por el Ministerio de Ambiente del Ecuador. Cerró su ponencia planteando como principal desafío, la necesidad de una participación ciudadana real, en los proceso de construcción de agendas y políticas públicas para enfrentar los desafíos del cambio climático, especialmente a nivel local.

Descarga su presentación aquí

La diversidad de temas tratados, generó expectativas entre los asistentes, que tuvieron la oportunidad de planteas preguntas a los y las ponentes. Estas giraron en torno a reflexiones sobre la real utilidad de la normativa, cómo fomentar la participación ciudadana, cómo combatir la minería ilegal, qué hacer para incentivar políticas públicas que motiven el uso de energía limpia y cómo frenar la expansión urbana hacia zonas rurales.

Estas reflexiones seguirán abiertas, invitamos a nuestros lectores a aportar con posibles respuestas o aportes.